F-35 Lightning II - Machtres Aeronautica y Espacio

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

F-35 Lightning II

Aviones > Indice de Naves


El Lockheed Martin F-35 Lightning II, descendiente del prototipo X-35 del programa Joint Strike Fighter (JSF), es un cazabombardero monoplaza, monomotor polivalente con capacidades furtivas, que puede realizar misiones de apoyo aéreo cercano, bombardeo táctico y combate aéreo. Su desarrollo ha sido financiado por los Estados Unidos con la colaboración del Reino Unido y otros gobiernos socios (Australia, Canadá, Dinamarca, Holanda, Italia, Noruega y Turquía). Su diseño y fabricación se realizó por un equipo de industrias aeroespaciales liderado por Lockheed Martin y los socios principales BAE Systems y Northrop Grumman.
Aunque oficialmente no ha entrado en servicio, el prototipo realizó su primer vuelo el 24 de octubre de 2000, y el primer modelo de producción voló por primera vez el 15 de diciembre de 2006.
El avion cuenta con tres versiones distintas, el F-35A es el modelo de despegue y aterrizaje convencional (CTOL), el F-35B, capaz de realizar despegues cortos y aterrizajes verticales (STOVL) y el F-35C, variante naval capaz de operar en portaaviones.

Programa Joint Strike Fighter

En 1993, la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa, más conocida por el acrónimo DARPA (siglas en inglés de Defense Advanced Research Projects Agency), presentó las bases del programa Common Affordable Lightweight Fighter (CALF). El objetivo de dicho proyecto era el de desarrollar un avión de diseño de tecnología furtiva, de cara al reemplazo de todos los aviones de caza y ataque ligeros del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Este proyecto contemplaba la sustitución de los F-16 Fighting Falcon de la Fuerza Aérea, los F/A-18 Hornet de la Armada y Cuerpo de Marines, y los AV-8B Harrier II del Cuerpo de Marines. Alrededor del mismo tiempo, el proyecto Joint Advanced Strike Technology (JAST) fue también presentado. En 1994, el Congreso de los Estados Unidos ordenó que ambos proyectos se uniesen bajo el nombre de Joint Strike Fighter.
En dicho contrato, los aviones de combate debían demostrar cualidades para el despegue y aterrizaje convencional (CTOL), capacidad para despegar y aterrizar en portaaviones, y capacidad para el despegue corto y aterrizaje vertical (STOVL).
Uno de los principales aspectos de dicho programa, era la prohibición a ambas empresas por parte del gobierno de los Estados Unidos de financiar los proyectos con recursos propios. Finalmente los proyectos que se presentaron fueron el Boeing X-32 y el Lockheed Martin X-35.


Requisitos

El programa Joint Strike Fighter (JSF) se creó para reemplazar varios aviones mientras limitaba los costes de desarrollo, producción y operación. Su propósito era fabricar tres variantes de un avión, compartiendo el 80% de sus partes:
F-35A, es una variante que utiliza el aterrizaje y despegue convencional (CTOL), destinada a reemplazar los F-16 Fighting Falcon de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos hacia 2011.
F-35B, variante con capacidad de aterrizaje vertical y despegue corto (STOVL), reemplazará a los F/A-18 Hornet del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, los AV-8 Harrier del Cuerpo de Marines y de la Marina de Italia y los Harrier GR7/GR9 de la Royal Air Force y la Royal Navy hacia 2012.
F-35C, versión con capacidad para ser embarcada (CATOBAR) que sustituirá los modelos A, B, C y D de los F/A-18 Hornet de la Armada de los Estados Unidos hacia 2012.
El contrato para demostración y desarrollo del sistema fue otorgado el 26 de octubre de 2001 a Lockheed Martin, cuyo X-35 superó al Boeing X-32. Los oficiales del Departamento de Defensa estadounidenses y del ministro de defensa británico William Bach afirmaron que
el X-35 superó continuamente al X-32, aunque ambos alcanzaron o excedieron los requisitos que se les había exigido. La designación del caza como F-35 fue una sorpresa para Lockheed, que se refería al avión de forma interna como "F-24".


En mayo de 2005, el gobierno australiano anunció que retrasaría la decisión planeada en 2006 sobre la compra del JSF a 2008, tras finalizar el mandato del gobierno. Australia, como el Reino Unido, insistió en tener acceso a todo el software necesario para modificar y reparar el avión. Los análisis realizados por la Real Fuerza Aérea de Australia (RAAF) habían determinado que el F-35 "es el avión más apropiado para las necesidades de Australia".
Ha existido un debate en Australia sobre si el F-35 es el avión más apto para la RAAF. En octubre de 2006, el subdirector de la Fuerza Aérea, John Blackburn, afirmó públicamente que la RAAF había descartado la compra de un avión provisional para cubrir los posibles retrasos del programa del F-35 y que este avión era apropiado. Sin embargo, el 6 de marzo de 2007, Nelson anunció que el gobierno australiano compraría 24 aviones F/A-18E/F Super Hornet a Boeing para llenar el hueco que dejaba los F-111 con un coste potencial de 6.000 millones de dólares australianos. El 13 de diciembre de 2006, el ministro Nelson firmó el memorando de entendimiento sobre la producción, mantenimiento y el seguimiento del JSF. Participación de Turquía
El 12 de julio de 2002, Turquía se convirtió en el séptimo socio del proyecto JSF, al unirse con el Reino Unido, Italia, Países Bajos, Canadá, Dinamarca y Noruega. Participación de Italia.
Italia tiene previsto adquirir un total de 131 aviones F-35. De esos, 109 serán F-35A que irán a formar parte de la Fuerza Aérea Italiana, reemplazando a los Panavia Tornado y a los AMX.
Está pensado para sustituir tanto los F-16 Fighting Falcon como los A-10 Thunderbolt II de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.
El F-35 no solo iguala al F-16 en maniobrabilidad, rendimiento sostenido e instantáneo a grandes aceleraciones,
sino que lo supera en capacidad furtiva, alcance con combustible interno, aviónica, efectividad operacional, mantenimiento y supervivencia. F-35B
El avión STOVL F-35B está diseñado para reemplazar la segunda generación del Harrier, que fue el primer avión operacional de aterrizaje vertical y despegue corto. La RAF y la Armada Británica utilizarán este avión para reemplazar a los Harrier GR9. En lugar de motores de elevación o toberas rotatorias como el Pegasus de los Harrier, el F-35B utiliza un sistema de turbina patentado por Lockheed Martin y
desarrollado por Rolls-Royce, similar al sistema que utilizaba el Yakovlev Yak-141. Parecido a un turbopropulsor incrustado en el fuselaje, el eje del motor se dirige mediante una caja de cambio a una turbina vertical contrarrotativo localizado en el centro del avión. Sin embargo, todo este mecanismo es peso muerto durante el vuelo, pero la potencia al despegue aumentada incrementa la capacidad de carga máxima del avión. El conducto de salida de gases estaba inspirado en el Modelo 200 de General Dynamics, un avión VTOL de 1972 diseñado para Sea Control Ship.
La tecnología furtiva hace al avión difícil de detectar cuando se aproxima al radar de búsqueda.
Otras mejoras son:
Tecnología Stealth duradera y de poco mantenimiento.
Coste de ciclo de vida bajos.
Como respuesta, Lockheed Martin añadió más potencia al motor y retiró más de una tonelada de peso reduciendo la cobertura del avión, reduciendo la bodega de armas, reenviando parte de la potencia de las toberas secundarias a la principal y rediseñando la cubierta de las alas, partes del sistema eléctrico y la parte inmediatamente posterior a la cabina.


Nombre

El 7 de julio de 2006, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos anunció oficialmente que el nombre del F-35 sería Lightning II, en honor al bimotor P-38 Lightning de la Segunda Guerra Mundial, también fabricado por Lockheed y al reactor de la Guerra Fría English Electric Lightning. Lightning II también fue el nombre no oficial del prototipo YF-22 de Lockheed.
El avión fue sometido a pruebas en tierra en la base aérea de Edwards en el otoño de 2006. El 15 de septiembre de ese año, el primer motor turbofán F135 fue probado en una estructura del avión, completando las pruebas el 18 de septiembre tras un ensayo estático con postquemador. Participación internacional

Los principales clientes y patrocinadores son los Estados Unidos y el Reino Unido. Además, otras siete naciones (Holanda, Italia, Australia, Canadá, Dinamarca, Noruega y Turquía) han contribuido económicamente al desarrollo de avión y decidirán entre 2006 y 2007 su posible compra. Se estima que los costes totales del programa de desarrollo superaron los 44.800 millones de dólares estadounidenses (USD), mientras que se espera una obtención de 2.400 aviones por 244.800 millones USD adicionales.
Existen tres niveles de participación internacional. El Reino Unido es el único socio de "Nivel 1", contribuyendo con 2.500 millones USD, alrededor del 10% de los costes de desarrollo. Es resultado de un memorando de entendimiento de 1995 en el que el Reino Unido se unía oficialmente al programa JSF. Los socios de "Nivel 3" son Canadá, con 440 millones USD, Turquía con 175 millones USD, Australia con 144 millones USD, Noruega con 122 millones USD y Dinamarca con 110 millones USD. Los niveles reflejan la participación financiera en el programa, la cantidad de tecnología transferida y subcontrataciones abiertas para empresas nacionales y el orden de prioridad de los países en la adquisición del avión en producción. Sin embargo, han indicado que incrementaran y reforzaran su cooperación con los competidores del JSF, el Eurofighter Typhoon y el Gripen.


Participación del Reino Unido

El Reino Unido comenzó a aumentar su frustración por la falta de compromiso de los Estados Unidos para otorgar acceso a la tecnología que permitiese a los británicos mantener y actualizar sus F-35 sin participación estadounidense. Pero si no se realiza no podremos comprar este avión", y afirmó que había un "Plan B" si el acuerdo fracasaba.  Este podía ser el desarrollo de una variante naval del Typhoon.
El 27 de mayo de 2006, el presidente George W. Bush y el primer ministro Tony Blair anunciaron que "ambos gobiernos acuerdan que el Reino Unido tendrá la capacidad de operar, actualizar, emplear y mantener con éxito el Joint Strike Fighter de tal manera que el Reino Unido mantenga la soberanía operacional sobre el avión". A pesar de esto, las preocupaciones sobre la falta de transferencia de tecnología se mantuvieron hasta diciembre de 2006. No obstante, el 12 de diciembre de 2006, Lord Drayson firmó un acuerdo que satisfacía las demandas británicas. El acuerdo permitía "una cadena de mando británica continua" para el manejo del avión. Drayson dijo que "el Reino Unido no necesitaría tener un ciudadano estadounidense en su propia cadena de mando operacional". Participación de Australia.



Autonomía máxima (con el combustible interno):
F-35A: 2.200 Km.
Velocidad de ascensión: información confidencial por el Gobierno de los Estados Unidos.
Carga alar: 446 Kg./m².
Relación empuje a peso: 0,968 (con máximo de combustible); 1,22 (con 50% de combustible).
F-35A: 0,89 (con máximo de combustible) y 1,12 (con 50% de combustible).
En la
bodega de armas, hasta cuatro misiles AIM-120 AMRAAM, AIM-9X Sidewinder o AIM-132 ASRAAM o dos armas aire-aire y dos aire-superficie, hasta dos armas de 900 kg en el modelo A y C o dos armas de 450 kg en el modelo B. Una combinación de ASRAAM, Joint Direct Attack Munition (JDAM), AGM-154 Joint Standoff Weapon (JSOW), GBU-39 Small Diameter Bomb (SDB), misiles Brimstone, municiones de racimo (WCMD) y misiles AGM-88 HARM.

Características Generales

Tripulación: 1.
Longitud:
15,37 m.
Envergadura: 10,65 m.
Altura: 4,5 m.
Superficie alar: 42,7 m².
Peso en vacío: 12.000 Kg.
Peso cargado:
20.100 Kg.
Peso máximo al despegue: 27.200 Kg.
Planta motriz: un turbofán Pratt & Whitney F135 con post combustión de 128 kN de empuje en seco y 191 kN con post combustión.
Combustible interno:
F-35A: 8.382 Kg. (18.480 lb.).

Capacidades

Velocidad máxima: Mach 1,8 (2.205 Km./h).

 
Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal