Sistema Murmansk BN - Machtres Aeronautica y Espacio

Vaya al Contenido

Sistema Murmansk BN

Sistemas

El complejo Murmansk-BN es un vehículo estratégico de guerra electrónica, capaz de "aturdir" y "cegar" los medios de comunicación, reconocimiento y sensores de armas "inteligentes" del enemigo a aproximadamente 5.000 km de distancia (incluso hasta 8.000 km, cuando la transmisión de señal sea ideal en la atmósfera y la antena está a máxima potencia), mientras que la mayoría de los otros sistemas de guerra electrónica solo son efectivos en una distancia de 300km. Un complejo versátil y no analógico en el mundo, se puede usar simultáneamente para reconocimiento y supresión electrónica, impactando no solo a barcos, sino también a los aviones de exploración y combate enemigos.
 
 
El principio de funcionamiento de este complejo integra automáticamente los algoritmos más avanzados ya que después de analizar y decodificar la información sobre longitud de onda, ancho de banda, fuerza de la señal y dirección de la comunicación del enemigo, el sistema elegirá una solución para causar interferencia, incluso suprimir la comunicación por completo. Capaz de causar interferencias a gran escala gracias a la capacidad de una potencia de 400kW (en comparación con la capacidad de 5kW de los complejos de la vieja generación).

 
 
El complejo Murmansk-BN está organizado en 7 camiones activos de múltiples ejes (4 × 6) Kamaz o Ural. Las antenas combinadas están montadas en cuatro soportes telescópicos accionados hidráulicamente, que pueden elevarse hasta 32 metros, así como las antenas de baja frecuencia. Tres vehículos tienen sus propios generadores, antenas plegables y un centro de control. El tiempo estándar para desplegar el complejo es de tres días (72 horas), después de lo cual puede estar en servicio, con detección de todos los sistemas de control, navegación y comunicaciones electrónicas. No solo de los cuarteles generales estratégicos estáticos, sino también de formaciones de portaaviones e incluso de naves enemigas individuales.
 
 
Este tipo de unidades está previsto para su despliegue en la zona de influencia de las flotas del Báltico, Norte, Negra y Pacífico. Murmansk-BN instalado en Crimea controlará todos los barcos de la OTAN en el Mediterráneo. Desde Kaliningrado, Murmansk-BN pudo controlar no solo toda Europa, sino también el Atlántico norte y noreste. Puede interrumpir las interconexiones de buques de guerra, aviones y unidades militares terrestres en Europa del Este, Europa Central y la región del Báltico. A una distancia de varios miles de kilómetros, el complejo no solo podría destruir las capacidades de comunicación y navegación de naves, sino también desactivar todos los componentes electrónicos de las mismas. Este proceso lleva unos minutos, después de los cuales el barco se convierte en una pila inútil de hierro flotante y un blanco fácil para las armas anti buque.
 
El sistema está "diseñado" para bandas de HF de los países de la OTAN, por lo que el comandante de la Fuerza Aérea de los EE.UU. en Europa, el general Frank Gorenk, mostro preocupación por los sistemas de guerra electrónica rusos ya que neutralizarían todas las ventajas de las armas de alta tecnología de la OTAN, implementando además una estrategia de acceso / penetración restringida (A2 / AD) en algunos territorios.
 
 
Un obstáculo casi insuperable es el muro invisible de varios sistemas de guerra electrónica, que se utiliza para "quitarle el cerebro" al arma más inteligente del arsenal de la OTAN. Según los expertos, con la fusión de una brigada Murmansk-BN y funcionando en un único sistema estratégico, el acto de agresión contra Rusia en general carecería de sentido; sería difícil usar la radio, más precisamente sería imposible; y lo más probable es que los sistemas de defensa antimisiles de Europa también sean ineficaces.
El sistema Murmansk-BN, que entró en servicio por primera vez en Crimea en 2014, se probó en la primavera de 2019 junto con Krasukha-2 y Krasukha-4. Junto con el complejo de Kamchatka, se está creando un escudo que cubre todo el Ártico ruso. Desde 2018, el noreste de Noruega y Laponia de Finlandia han estado preocupados por los dispositivos de interferencia. Según los expertos de la OTAN, la interferencia de largo alcance tuvo lugar durante los simulacros Trident Juncture de la OTAN en Noruega 2018. En ese momento se informó que la intervención amenazaba el sistema de seguridad contra la epidemia de covid. El servicio civil, como unidades de búsqueda y rescate, ambulancias en la región de Kirkenes y aviones de pasajeros en los aeropuertos noruegos.
 
La intensificación de la concentración de fuerzas en Crimea, el equipamiento de misiles modernos, nuevos medios de comunicación, detección y orientación en el futuro podría llevar al hecho de que cualquier presencia militar de Los EE.UU. y la OTAN podría desactivarse en minutos. Murmansk-BN no solo ayudará a actuar sobre la inteligencia radio-técnica de EE.UU. y la OTAN, sino que también permitirá, si es necesario, contraatacar "en todos los frentes", en toda la banda de HF combinando  armas de ataque.
 
 
En los últimos tiempos, las capacidades rusas han mejorado significativamente. Actualmente, Rusia ha puesto en funcionamiento alrededor de 20 tipos de sistemas de guerra electrónica de nueva generación, incluidos Krasukha-2, Murmansk-BN, Borisoglebsk-2, Krasukha-4, Svet-KU. Otros sistemas incluyen los sistemas Krasukha y Divnomorye, que se cree que son capaces de interferir las comunicaciones satelitales, señales de GPS y las comunicaciones con UAV.
 
 
Sin embargo, según algunos expertos rusos, Murmansk-BN, a pesar de su superioridad, es solo el primer paso de desarrollo de los grupos de guerra electrónica teniendo en cuenta la tendencia de desarrollos. Según una fuente del complejo industrial-militar, en el futuro, los técnicos militares rusos podrán crear un sistema de radar de combate de largo alcance que opere en la banda VHF. Éste, si fuere necesario, podría interceptar cualquier comunicación por radio a cualquier distancia y en todas las áreas.

Machtres All rights ® reserved 2021
Regreso al contenido