Cohete Castor - Vuelo de Juan - Machtres Aeronautica y Espacio

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cohete Castor - Vuelo de Juan

Historia > Espacio


El cohete CASTOR expresa uno de los máximos desarrollos aeroespaciales de la Argentina.
Era de dos etapas; la primera compuesta por cuatro motores CANOPUS II cuyo vínculo principal es el carenado de cola que soporta cuatro aletas estabilizadores de forma rectangular. Las toberas en los cuatro motores tienen una inclinación aproximada de 5° con el objeto de hacer concurrir al empuje de cada uno de ellos al centro de gravedad del conjunto para disminuir la dispersión. La segunda etapa es un cohete CANOPUS II con una carga útil de 50 Kg. Este cohete sonda ha sido diseñado para lograr alturas comprendidas entre los 450 a 500 Km.El CASTOR pesaba 280 Kg., su carga útil 75 Kg. y su peso propulsante total 852 Kg., distribuidos en 680 los de su primera etapa y 172 los de la segunda. Las dimensiones de la nave eran de una longitud total de 8,40 m, de los que 3,36 pertenecían a la primera etapa con un diámetro de 69 cm, siendo su impulso específico de 220 seg. Lo que comúnmente se dice, un cohete de envergadura.
El año 1969 culminaría con la realización de tres experiencias llevadas a cabo los días 22 y 23 de diciembre, que sumadas a las otras tres realizadas en agosto y septiembre hicieron un total de cinco lanzamientos y seis experimentaciones. En efecto, en la noche del 22 de diciembre se inició lo que se denominó Experiencia Navidad con el lanzamiento del más poderoso de los cohetes construidos hasta el presente en el país: el Castor, prototipo que equivale a la mayor aspiración de nuestros técnicos y científicos, siendo el resultado de grandes esfuerzos por parte del IIAE (1).
El Castor comprende dos etapas, la primera está integrada por 4 cohetes Canopus y la segunda por otro artefacto igual.
En la experiencia de referencia sólo se empleó la primera etapa, siendo la segunda inerte o lastrada, causa por la cual llegó sólo hasta 70 kilómetros de altura, siendo su performance del orden de los 500, altura que se espera lograr en las próximas experiencias, con todo el cohete armado.


La segunda prueba de la Experiencia Navidad también se llevó a cabo en la noche del 22 de diciembre y consistió en el lanzamiento de un cohete Rigel 04, de dos etapas, una integrada por un Canopus I y la segunda por un Orion II. La altura y velocidad alcanzadas fueron las previstas por el IIAR y la Universidad Nacional de Tucumán. Al día siguiente, a las 0630 se efectuó la prueba más importante de la experiencia con el lanzamiento de un simio al espacio. En tal circunstancia, fue instalado en la ojiva un mono caí llamado “Juan".


(1) Instituto de Investigación Aeronáutica y Espacial.
   Benjamín Meiojas, Cohetes en la Argentina


Ante una curiosa y expectante asistencia el proyectil rojo y gris se alejó hacia las alturas con su preciada carga. Ocho minutos después el helicóptero, encargado de la recuperación de la cápsula “Amanecer”, partía para cumplir su tarea de rescate. La espera ansiosa culminó con un revuelo de técnicos, periodistas y curiosos. La cápsula fue recuperada y traída con el pequeño simio sano y salvo, luego de alcanzar una altura de 60 kilómetros.
La cápsula en que viajó el
monito “Juan” mantuvo durante todo el vuelo un ambiente rico en oxígeno con bajo porcentaje de anhídrido carbónico y de humedad. Por ese motivo, dispositivos especiales aseguraron una aislación térmica y acústica adecuada y proporcionaron una atmósfera debidamente oxigenada, con ventilación adecuada y control de humedad y anhídrido carbónico. La temperatura se mantuvo equilibrada dentro de los límites fisiológicos normales. Además, se registraron electrocardiogramas, el ritmo respiratorio y la temperatura del cuerpo del animal, así como también diversos parámetros dinámicos del propio vehículo, todo lo cual fue logrado mediante la utilización de registradores telemétricos a distancia. Para una mayor ilustración en cuanto a las características del simio enviado al espacio, es dable destacar que el mismo es de origen misionero, fue cazado por personal de Gendarmería Nacional, tenía dos años de edad, medía unos 30 centímetros de altura y pesaba 1400 gramos.
Esta experiencia significó la culminación del Proyecto Bio II y la concreción de la máxima aspiración: el lanzamiento y recuperación de la mayor carga útil transportada hasta el presente en nuestro país, y la ubicación privilegiada obtenida por nuestra cohetería dentro del marco mundial.”

 
Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal