Estación de rastreo China - Machtres Aeronautica y Espacio

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Estación de rastreo China

Espacio > Estaciones de rastreo
Convenio Aeroespacial de Cooperación Argentino-Chino



  La CONAE y la Agencia de Lanzamiento y Control de Satélites de China CLTC firmaron un acuerdo por el cual nuestro país dará apoyo mediante instalaciones de seguimiento terrestre, únicas en el hemisferio Sur, a las misiones de exploración de la Luna programadas por China. Bajada del Agrio, en la provincia de Neuquén, fue el lugar elegido para construir la estación de seguimiento, comando y adquisición de datos de naves espaciales. Contará con una antena de 35 metros de diámetro que también se dedicará a la investigación del espacio lejano.
El Secretario General de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), Ministro Felix Menicocci y el Vice Director de la Agencia China de Lanzamiento y Control de Satélites (CLTC por sus siglas en inglés), Sr. Yu Tongjie, formalizaron en Beijing, un Acuerdo de Cooperación para la instalación en territorio argentino de una estación de seguimiento, comando y adquisición de datos, y una antena para investigación del espacio lejano.
Dicha estación tiene el fin de asegurar la visibilidad de las naves espaciales desde el hemisferio Sur, dar apoyo en Tierra al Programa de Exploración de la Luna, a las misiones interplanetarias y de estudios astronómicos de la República Popular China, y también será utilizada para proyectos de la CONAE. Después de un exhaustivo proceso de selección entre 80 sitios candidatos, entre ellos países vecinos de Argentina, y gracias al apoyo de la Provincia de Neuquén y de la Comisión Nacional de Comunicaciones, se consideró que el sitio en cercanías a la localidad neuquina de Bajada del Agrio, cumple con todas las características necesarias para albergar la estación y la antena de exploración del espacio profundo.

La República Popular China lleva adelante un ambicioso proyecto de Exploración de la Luna bajo el nombre de “Chang-E que tiene tres etapas:
- Chang-E 1 y Chang-E 2: llegada de las naves y sobrevuelo de la Luna.
- Chang-E 3 y Chang-E 4: orbitar, alunizar y desplazarse sobre la superficie lunar.
- Chang-E 5: orbitar, alunizar y recoger muestras del suelo lunar y volver a la Tierra con dichas muestras.
Todas estas fases requieren un control permanente de alta precisión. Para ello es necesaria una red de antenas específicas sobre la superficie terrestre, que aseguren la visibilidad cuasi completa y permanente de las sondas espaciales y en el espacio lejano. China actualmente posee dos estaciones en su territorio para este tipo de comunicaciones.

Para completar dicha visibilidad de las naves espaciales, era necesaria una estación en el hemisferio Sur. Disponer de una estación de este tipo implica la oportunidad de participar en un importante programa de exploración de la Luna, y el acceso a nuevas herramientas y tecnologías para los proyectos espaciales de la CONAE. La agencia espacial argentina actuará como coordinadora entre CLTC y las autoridades nacionales, provinciales y locales que correspondan, a fin de brindar apoyo a las actividades necesarias para establecer y operar dicha estación en Neuquén.El director de Planificación y Desarrollo de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC), Adolfo Italiano, indicó que la secretaría “articula la relación con la comisión de actividades espaciales (de la Argentina) y la intervención del Ente Provincial de Energía (EPEN), del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), de la subsecretaría de Obras Públicas, y con otras áreas”.
Explicó que el proyecto está contemplado en un programa de uso civil para misiones a la luna y a otros puntos del espacio, que lleva adelante el gobierno chino desde hace un tiempo con estaciones en distintas partes del mundo, y que tiene una duración de 50 años.

Ubicación:
Las tierras en las que se ubicará la estación son fiscales y se encuentran a aproximadamente 30 kilómetros al norte de Bajada del Agrio. “Es una zona desértica, ya que la estación terrena necesita aislación respecto de las interferencias radioeléctricas con otras estaciones existentes. Lo que es necesario destacar es que es un programa de uso civil, no militar, que tiene como objetivo el seguimiento de los satélites chinos y de investigación”, destacó Italiano.
(Luis Piñeiro - Defensa.com - El Comahue Online.com)

STATUS_ Abril de 2016

En Quintuco casi no llueve. El cielo se abre como una pantalla azul sin nubes, como un lugar ideal para la contemplar las estrellas, en el silencio de la estepa neuquina.

Será por eso que la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) eligió este sitio, que es una suerte de olla en medio de la árida estepa. Acá, la nada misma se interrumpe de a ratos, con los ecos del ruido de las máquinas y los obreros.
Es aquí donde, en marzo de 2017, comenzará a funcionar la Estación Espacial China, ese proyecto que fue criticado por ambientalistas, la oposición política de Argentina y varios medios de comunicación, por el supuesto "doble uso" que pretende tener una antena parabólica de 35 metros de diámetro: la exploración y seguimiento de misiones en el espacio, pero también el uso militar de los equipos de comunicaciones.
A 300 kilómetros de la capital neuquina se levanta la estructura de la polémica, que parece ¿más amigable? a medida que los periodistas recorren todo el predio, despejando dudas y mirando cada rincón como buscando algo, algún indicio que levante sospechas.
Xu Xueming es ingeniero electrónico y referente de la CLTC, una especie de NASA pero china. Se mueve inquieto y no mide más de 1,60 metros. Responde las preguntas con su traductor y se encarga de desmentir que el proyecto tenga alguna relación con el uso militar.
"Esta antena sólo se puede mover a baja velocidad, es para trabajar con distancias grandes, para explorar el espacio profundo", expresa el chino, a través de su intérprete y con la custodia de los obreros de la UOCRA, tatuados y de gafas negras, arropados con camperas azules que rezan: "Conducción Víctor Carcar".
La empresa encargada de la obra es CHEC (China Harbour Engineering Company Ltd), especialista en construir puentes e ingeniería marítima. De hecho, es la que levantó el 80% de los puertos chinos. Los trabajos los hace la empresa nacional Esuco SA, pero toda la logística la coordinan los chinos.
La empresa construye hoy las residencias donde vivirán los científicos, un comedor y un centro de exposición espacial que, dicen, estará abierto al público a modo de desarrollo educativo. También, un gimnasio y una torre de vigilancia, luego de que funcionen los equipos de comunicaciones.


Un 10% para uso argentino
Según la Comisión Nacional de Asuntos Espaciales (Conae), el convenio con el gobierno chino prevé que este país pueda hacer uso de la antena en un 10% para la exploración. Sin embargo, nadie explica en detalle aún cómo se medirá ese tiempo, si en años, meses o a través de un futuro proyecto.
El secretario de Gestión Pública, Rodolfo Laffitte, aclara que "toda la tecnología puede ser de doble uso, pero acá hay un organismo, que es la Conae, responsable del acuerdo, que va a tener gente acá adentro".
Hasta ahora, tanto Laffitte como Xueming aseguraron que no hay observaciones al proyecto del actual gobierno de Mauricio Macri.
Pero, con la política, todo puede cambiar, sin que ello derrumbe el sueño chino de pisar alguna vez en la historia el suelo lunar.
 
Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal