Radar Transhorizonte - Machtres Aeronautica y Espacio

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Radar Transhorizonte

Sistemas
OTHR

Radar Transhorizonte
Conocido por sus siglas en inglés OTHR (Over The Horizon Radar), estos radares emiten entre los 10 y 30Mhz y tienen la caracterìstica de detectar blancos entre los 1000 y 4000 km, aprovechando el concepto de propagaciòn ionosférica. Como desventaja tiene una zona ciega inicial de de varios cientos de kilómetros, por ese motivo el radar se instala en la profundidad del territorio propio. Son radares de dimensiones de gran magnitud, como por ejemplo el AN/TPS-71 de EEUU o el Nostradamus de Francia.


De aplicación aérea y marítima en grandes áreas territoriales con baja densidad de actividad aérea y grandes áreas costeras y de mar territorial como la correspondiente en ambos escenarios a la Región Patagónica. De uso dual representa beneficios tanto desde el punto de vista militar como civil en actividades económicas como control de pesca.


Sistema Nostradamus

El sistema de radar de Nostradamus es un conjunto de elementos bi-cono. 288 antenas distribuidas a lo largo de tres gigantescos  brazos enterrados en forma de estrella donde alberga la electrónica de transmisión y recepción.

Nostradamus detecta cualquier avión en un rango de 700 a 2000 kilómetros. De hecho, este nuevo concepto de radar se basa en ondas de muy baja frecuencia (6 a 30 MHz) que rebotan en la ionosfera, lo que le permite detectar objetos más allá del horizonte.

Mientras que la generalidad de radares transhorizonte requieren de enormes redes de antenas para transmitir sus señales, la distribución especial de la superficie de Nostradamus permite controlar las vigas electrónicas tanto en azimut (360 °) como en elevación.

Aparte de ser la media de vigilancia aérea más barata, Nostradamus podría ser útil para:

-llevar a cabo investigaciones sobre la ionosfera.
-Mapa mar clima y corrientes (de interés para las empresas  involucradas en perforación petrolera off-shore).
-detectar y rastrear barcos en apuros.


ONERA Francia


Nostradamus puede ver más allá del horizonte y más allá de la atmósfera así es!.  El suelo, o incluso el subsuelo de la luna puede estudiarse sin salir de la tierra! Esto es efectivamente lo que puede hacer el radar  Nostradamus de ONERA, si su vista electromagnética es apuntada hacia la Luna, en lugar de hacerlo hacia el horizonte.
Hasta ahora Nostradamus, un radar de transhorizonte  "sky wave" de ONERA, ha utilizado las propiedades de estratificación de la atmósfera para detectar objetos más allá del horizonte. Para ello, las ondas del radar Nostradamus son reflejadas por la ionosfera, a una altura de entre 100 y 300 km y hacen posible detectar movimientos más allá del horizonte, desde unos cientos hasta varios miles de kilómetros de distancia. Las aplicaciones de Nostradamus son la preocupación de defensa y seguridad, por supuesto, ya que el radar es capaz de detectar los movimientos de aviones y barcos que están muy lejos de nuestras fronteras. Sin embargo, Nostradamus también es una herramienta de investigación eficaz para geofísicos y oceanógrafos que lo utilizan para estudiar los movimientos de la ionosfera trazar el estado del mar y las corrientes marinas, o para recibir advertencias  de sismos o tsunamis.
Con el objetivo de diversificar los objetivos posibles y prácticas de esta herramienta de detección potente, nuevas funcionalidades se han explorado desde 2009, con el Instituto de París de tierra y física (IPGP), colaborador habitual con ONERA. De ahora en adelante, sus ondas viajarán hacia nuestro satélite natural, utilizando un método novedoso: propagación trans-ionosférica, que consiste en atravesar la ionosfera, esta vez utilizando las ondas de frecuencias más altas del espectro de HF.

¿Por qué la Luna? Hay dos razones: la primera, de acuerdo con Jean-Philippe Molinié, del departamento de electromagnetismo y Radar: "nos interesa principalmente el aspecto de radar: cuando una onda de alta frecuencia cruza las capas ionosféricas, es ligeramente desviado. La corrección de este sesgo mejoraría la ubicación de los objetos dentro de las capas ionosféricas, o incluso más allá de ellos".

La red de antenas del radar  Nostradamus

La segunda razón para dicha investigación, para los investigadores de la IPGP, es el estudio de la superficie lunar. "Que les interesa porque en HF, debe ser posible penetrar la superficie lunar, para investigar el subsuelo", dice el especialista de radar. Así se puede calcular la profundidad de penetración de la onda, que proporciona información sobre la composición del subsuelo, donde todavía algunos esperan encontrar una buena cantidad de agua. Además, las mediciones de la Luna con ondas de HF permitirían obtener conocimientos sobre algunos parámetros de la  superficie lunar, como la permisividad dieléctrica y conductividad de la superficie.
Por el momento, la evaluación de la viabilidad del estudio de la Luna usando Nostradamus ha comenzado con una evaluación de la energía Lunar. Esta  tiene en cuenta la distancia y el tamaño del cuerpo celeste. Los resultados obtenidos desde el primer experimento fueron satisfactorios y de hecho se detectó el satélite natural de la tierra. Sin embargo, como Jean-Philippe Molinié dice: "hemos tenido un sondeo más profundo, porque la Luna no tiene un punto de eco, como un avión. Es una gran esfera, por lo que la resolución del radar significa que tiene que ser dividido en secciones". Otra cuestión a resolver es el de la resolución de observación. "Las resoluciones de unos pocos kilómetros se obtienen, dependiendo de la longitud de onda usada. En el futuro, un sistema de imágenes de radar "sintéticas" será aprovechar el desplazamiento de la Luna y poder obtener una imagen tridimensional mucho más precisa de la superficie de la Luna".


 
Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal