YAL-1A - Machtres Aeronautica y Espacio

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

YAL-1A

Aviones > Indice de Naves > Especiales
DESCRIPCION

Amanece Una Luz:
Láser Aerotransportado
Capt.
USAF retirado, Gilles Van Nederveen.

El láser aerotransportado (ABL), o YAL-1A, es el segundo programa más grande de aeronaves desde el punto de vista de financiamiento (el F-22 es el más grande).1 El 747-400F ABL modificado se planeó para servir como plataforma de defensa contra cohetes balísticos y en el teatro de batalla, detectando los cohetes lanzados en su fase de impulso. Después de la Operación Tormenta del Desierto, la Fuerza Aérea puso en marcha la Oficina del Programa ABL en 1992, en el Laboratorio Phillips, ubicado en la base aérea Kirtland, en Nuevo México.
 
Para poder llevar a cabo con éxito la interceptación y el derribo, el ABL operará arriba de las nubes a 40,000 pies de altitud, donde el perfil de ataque para la detección de la fase de impulso ofrece varias ventajas. Primero, el proyectil que es ahora el blanco se desplaza lentamente en esta fase del vuelo, y el armazón de estructura se encuentra bajo gran tensión, haciéndolo sumamente vulnerable al ataque. Segundo, la pluma infrarroja del misil es muy fácil de detectar de modo que quienes le seleccionan como blanco no tienen dificultad de distinguir entre señuelos y ojivas de guerra. Finalmente, destrucción del proyectil sobre el territorio enemigo minimiza la amenaza a los EE.UU. y posiciones aliadas de la caída de fragmentos y escombros.
Las tecnologías usadas en el ABL fueron perfeccionadas primero en el Laboratorio de Láser Aerotransportado (ALL), a bordo de un NKC-135 que produjo el resultado feliz de derribar con el ABL señuelos y proyectiles de aire a aire en la década de 1980. El alcance limitado de los láseres utilizados por el ALL, sin embargo, hicieron del sistema uno militarmente insignificante.2
No obstante el programa de ALL dió impulso a varias iniciativas de tecnologías nuevas para el ABL.
Por ejemplo, las mezclas químicas fueron reformuladas para producir una versión más poderosa del oxígeno yodado láser (COIL), inventado en el Laboratorio Phillips en 1977. El combustible del láser consiste de hidrógeno peróxido, potasio hidróxido, cloro, yodo, y amoniaco todos los cuales se combinan con agua para producir el haz.
El láser funciona en 1.315 micrones, una longitud de onda infrarroja invisible al ojo pelón. Usando plástico y titanio y reciclando los elementos químicos, el contratista en láseres Thompson Ramo Wooldridge (TRW) produjo un modulo más ligero pero a la vez aumentó el rendimiento de potencia del láser un 400 por ciento. El láser de un megavatio tendrá un alcance de cuatrocientos kilómetros, y un ABL será capaz de disparar el láser 30 veces por vuelo.
Otro adelanto tecnológico importante es la óptica adaptable, creada para combatir fluctuaciones en la temperatura del aire y la consiguiente turbulencia atmosférica que debilita y esparce el haz del láser. La óptica adaptable depende de un espejo deformable, que a veces le llama un espejo de goma, para compensar las distorsiones de inclinación y fase en la atmósfera. El espejo tiene 341 activadores que cambian mil veces por el segundo, permitiendo que el espejo modifique el haz del láser de modo que pueda viajar mas largo a través de la turbulencia aérea. Finalmente, la invención del enfriamiento de la óptica, sin agua, produjo enormes ahorros en peso.
En 1995 el ABL salió del Laboratorio Phillips, convirtiéndose en un programa de adquisición de defensa importante. A fin de mitigar el riesgo, el Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea cambió el avión prototipo de un 747-200 de segunda mano a un 747-400 de carga, nuevo. La capacidad de carga agregada del nuevo avión permitió más flexibilidad, y varios experimentos de reducción de riesgos llevados a cabo por el Laboratorio Phillips en 1996, demostraron ser muy prometedores. El láser TRW COIL, que demostró eficiencias químicas más avanzadas de lo que se requería, usó óptica adaptable para propagar un haz de bajo poder entre dos aviones para establecer la factibilidad del ABL. En1997 la Fuerza Aérea concedió a la firma Boeing un contrato de seis años y por $1.4 mil millones de dólares para concebir, construir, y probar el ABL. El avión de prueba tendrá seis módulos láser, y la versión final llevará 14. Se ha previsto que el primer ABL derribe un blanco modelo de un misil balístico en el 2004. El equipo Boeing incluye a TRW, que construye el láser, y la Lockheed Martin, que prepara la óptica.
El año 1997 también se formó un equipo que recabaría datos atmosféricos en teatros de interés--específicamente, Corea y el Medio Oriente. Los datos, recolectados durante cada estación del año, confirmaron los modelos usados por el ABL. Sin embargo, debido a las dificultades en medir la turbulencia atmosférica directamente, la Oficina del Secretario de Defensa pidió que se recabe información adicional durante todo el tiempo y por todo el año fiscal 2000. La Fuerza Aérea continúa ampliando sus bases de datos atmosféricos para el ABL, usando un cintilómetro estelar para recibir luz desde ciertas estrellas que simulan blancos del ABL. El proceso usa un C-135E modificado, cuyo alias clave es Argos, como plataforma de prueba, desde donde el cintilometro se fija sobre una estrella y entonces mide la cantidad de turbulencia óptica entre el sensor y la estrella. Al determinar así la cantidad presente de distorsión, el ABL puede distorsionar el haz del arma láser de modo que será muy intenso cuando de en el blanco.
Para asistir con el rastreo del haz del láser y la adquisición del blanco, el ABL cuenta con un sistema activo de reglaje de alcance (ARS), compuesto de una barquilla F-15 LANTIRN con un láser CO2. El ARS, por una indicación de búsqueda y rastreo infrarroja del sensor, apunta el láser CO2 rindiendo un altamente preciso y tridimensional reglaje de blancos. Seis sensores infrarrojos de búsqueda y rastreo, localizados a lo largo del fuselaje del 747-400, ofrecen 360 grados de vigilancia, detección inicial, y rastreo de proyectiles en la fase de impulso.
Al presente, la tripulación del sistema ABL consiste de piloto, copiloto, comandante de misión, oficial de armas, técnico de mantenimiento, y oficial de comunicaciones e inteligencia. La Boeing está construyendo una extensa cabina que albergará la administración de combate del ABL, dándole capacidad de enlazar información con otras plataformas del teatro. Una tripulación de combate de cuatro personas realizará tareas de vigilancia, rastreo, y prioridad. Para la selección de blancos, el ABL será capaz de determinar los sitios de lanzamiento de misiles y podrá pasar la información a los de ataque.
El primer avión con el ABL se encuentra más o menos a la mitad de sus modificaciones en los talleres de la Boeing en Wichita, Kansas, donde algunos cambios radicales son necesarios para convertir un avión de transporte en un sistema de armas láser. La nariz fue amputada para en su lugar acomodar una torreta de 14,000 libras que dirige y apunta el láser. Se están instalando recubrimientos de titanio en la panza del fuselaje del 747, los componentes más grandes de titanio en el mundo, para asegurar la ventilación de los gases de escape del láser. Finalmente, para facilitar su despliegue, mantenerle en vuelo, aumentando su flexibilidad, Boeing adapta el avión con un receptáculo para poder reabastecerle de combustible durante el vuelo.
Como los otros sistemas de armas, ABL puede evolucionar a un conjunto más diverso de misiones y no solamente para derribar misiles balísticos tácticos. Estos incluyen derribar misiles de crucero (siempre y cuando no haya nubes en la línea de mira del ABL); sofocar las defensas antiaéreas del enemigo; obtener imágenes y reconocimiento con la ayuda a bordo, de un telescopio; y señalización de otros sistemas de armas mediante la búsqueda y detección de rubricas infrarrojas.
Como ha sucedido con la mayoría de los programas se han sufrido recortes presupuestarios. Por ejemplo, la última ronda presupuestaria pospuso la primer prueba láser sobre el polígono de prueba de White Sands hasta 2004. A la fecha, los recortes para el año fiscal 2002 no se han anunciado aún, y los legisladores en la Colina del Capitolio que están desilusionados con el progreso presente del programa, han amenazado con transferir el ABL de la Fuerza Aérea a la Organización de Defensa de Cohetes Balísticos. Después de hacer las pruebas en 2004, a la Fuerza Aérea le gustaría adquirir seis ABLs más y modificar el avión de prueba a uno operacional. La Fuerza Aérea escogerá el próximo año la base permanente que albergará los siete ABL.3

Notas
1. YAL-1A: Y (prototipo), A (ataque), L (láser), 1 (primero de su tipo), y A (primera configuración/modelo). Para el año fiscal 2001, los costos del programa F-22 incluyen $2.5 mil millones en la adquisición de 10 aviones y $1.4 mil millones para investigación y realización.
2.
El mejor libro sobre el programa ALL es el de Robert W. Duffner Airborne Laser: Bullets of Light (Nueva York: Plenum Publishing, 1997).

3. En el Web se encuentran numerosas fuentes de información sobre el ABL. La lista siguiente de ninguna manera es completa: Uno puede encontrar el sitio de la Fuerza Aérea y de los Contratistas en www.airbornelaser.co. Boeing tiene su página propia en www.boeing.com/defense-space/military/abl/ index.htm. Aviation Week tiene una buena página de noticias en www.aviationnow.com. Las publicaciones Jane's se les encuentra en www.janes.com. La Federation of American Scientists tiene información sobre tecnología ABL y conexa en www.fas.org/spp/starwars. Esta página también tiene nexos a documentos académicos de tecnologías sobre láseres y ingeniería óptica y la Oficina General de Contabilidad del Gobierno e informes del Congreso.

 
Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal